Pages Navigation Menu

Los Niños que Consumen Refresco tienen más Problemas de Conducta

Los Niños que Consumen Refresco tienen más Problemas de Conducta

En un nuevo estudio con 2.929 niños de 5 años de edad, revela una relación entre los refrescos que consumen y el mal comportamiento.

Los investigadores estadounidenses descubrieron que los niños que bebían más refrescos eran más propensos a ser agresivos, tener problemas de atención, a meterse en peleas y destruir las pertenencias de otras personas.

Esto respalda los hallazgos en los adolescentes, se ha vinculado que cuando beben más refrescos dañan su autoimagen, son más agresivos, tienden a la depresión e incluso tienen pensamientos suicidas.

Entre los niños de 5 años, el 43% consume por lo menos un refresco al día y 4% tiene 4 o más porciones por día. Aquellos que consumen cuatro o más refrescos al día tienen el doble de probabilidades de estar involucrados en malos comportamientos.

¿Está refresco causando el mal comportamiento de los niños?

Dado que el estudio se basó en asociaciones, no necesariamente nos dicen que beber refrescos causó los problemas de conducta, pero apoyan la posibilidad.

Por ejemplo, se podría pensar que beber más de un refresco era una señal de que el niño tuvo un pasado turbulento. Y tal vez fue el pasado turbulento la causa real de los problemas de comportamiento.

Los investigadores encontraron evidencia en contra de esta posibilidad mediante la medición de los siguientes factores que deben ser tomados en cuenta:

  • Factores socio-demográficos.
  • La depresión materna.
  • La violencia de pareja.
  • El encarcelamiento paterno.

El vínculo entre beber gaseosas y problemas de conducta persistió tomando en cuenta estas variables.

Uno de los factores que los autores no controlaron es el nivel de azúcar en la sangre. Puede ser que algunos niños con baja azúcar en la sangre consumen más refrescos y podría ser posible que la azúcar baja sea la causante del mal comportamiento.

Algunos refrescos contienen cafeína y esto es algo que debemos tomar en cuenta ya que:

“La cafeína se ha relacionado con la falta de sueño, el nerviosismo, la impulsividad y la toma de riesgos en los niños y adolescentes”.

Un estudio en niños de  9 a 12 años en Brasil encontró que las personas con depresión tenían más probabilidades de consumir cafeína. Sin embargo, este es un vínculo que aún se necesita explicar.

Además de la cafeína, otros elementos en los refrescos dañinos para la salud son:

  • Alta fructosa de jarabe de maíz
  • Aspartamo,
  • Benzoato de sodio
  • Fosfórico o ácido cítrico.

Podríamos concluir diciendo que los padres deberían limitar el consumo de refresco en los niños por razones psicológicas y fisiológicas.

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *